Un 10% del  presupuesto del gobierno ruso proviene de la venta de millones de litros de vodka en el mundo entero.