Siete de las diez compañías que más dinero ganan con las guerras al fabricar y vender armas, son de los Estados Unidos.