Una de las guerras más cortas de la historia se produjo entre los países de Inglaterra y Zanzíbar, una isla de Tanzania (África). Se le considera una guerra pero al final solo fue una batalla que terminó con la rendición de Zanzíbar al cabo de dos días de intensa batalla.