El Central Park de Nueva York, con sus cuatro kilómetros de largo y 800 metros de ancho, es dos veces más grande que el principiado de Mónaco, el cual mide menos de dos kilómetros cuadrados.