En el Vaticano, los cajeros automáticos tienen sus indicaciones en latín y sólo los usan los religiosos (sacerdotes, abades, obispos, etc.). Hay cajeros en italiano para los visitantes.