En 1919 casi la totalidad del territorio de Austria votó por ser parte de Suiza, curiosamente el resto del mundo y la propia Suiza no aceptaron.