Las plantas gritan para pedir ayuda cuando no son regadas. Emiten un sonido en una frecuencia muy alta, pero no es audible para los humanos.