El sismo de 1985 en la Ciudad de México liberó una energía equivalente a 1114 bombas atómicas.