Cuando se enciende una llama, la cual se aviva hasta hacerse grande momentáneamente y luego se apaga, se le conoce como “llamarada”.