El agave sólo florece una vez en toda su vida y, después de hacerlo, muere.