Las cataratas del Niágara se congelaron completamente durante el invierno de 1848.