El gas doméstico no tiene olor, se le agrega un odorizante (aroma característico) para que podamos detectar las fugas.