El estetoscopio – aparato para escuchar el corazón – fue inventado por el francés René Leannec, por que era tan tímido que no se atrevía a poner su oído en el pecho desnudo de una paciente.