El inventor y perfeccionador de la televisión, Philo Farnsworth, tenía algunos bocetos y planos del invento desde los catorce años de edad.