Thomas Alva Edison no le veía potencial al fonógrafo, su primer invento para grabar y reproducir música. La única utilidad que le veía era que las secretarias tomaran dictado con él.