Hasta el Renacimiento, todas las personas se sonaban la nariz con la mano. El pañuelo, tal como lo conocemos ahora, fue un invento del siglo XV que comenzó a utilizar la gente rica.