El inventor norteamericano Hymen Lipman fue quien le puso la goma de borrar a los lápices el 30 de marzo de 1858.