Todos los focos de las estaciones del metro en Nueva York se enroscan al revés en el soquet para evitar que se los roben. Son los únicos en el mundo que se fabrican así.