Cuando escuchamos la palabra “rotonda” nos imaginamos un panteón para personas ilustres, pero originalmente es una glorieta circular que está entre dos o varios caminos que se cruzan.