Un muelle de madera sin barnizar o pintar dura a lo más unos tres años antes de que se pudra. Si está pintado dura hasta seis o siete años. Cubierto de chapopote y barniz puede durar hasta 30 años.