En la plaza principal de la ciudad de Bucarest, en Rumania, las fuentes vierten agua roja. Es solo pintura vegetal no tóxica y que no mancha la ropa. Ese efecto tiene fines turísticos y a todos encanta.