Jugar adentro de una bola inflable es peligroso, ya que el oxígeno se acaba en diez minutos. Como se cierra desde fuera, se convierte en una trampa mortal.