Los africanos son buenos corredores debido a que gastan un 10 por ciento menos de oxígeno a la hora de correr, gracias a sus piernas delgadas.