Cuando una pelota de golf alcanza velocidades cercanas a 300 kilómetros por hora, el impacto que pudiera producir en una persona sería más grave que el disparo de una pistola.