La capa de un matador es roja, no para hacer enojar al toro. (Los toros no ven el color rojo), sino para excitar a los espectadores.