Hasta muy avanzado el siglo XVIII, ni hombres ni mujeres usaban ropa interior.