En la versión original de “Ricitos de oro” no era una niña sino una anciana la que se mete a la casa de los osos. En represalia, la ahogan, la queman y la clavan en una torre.