En la tribu de los Masai, en África, jamás se vuelve a mencionar el nombre de las personas que mueren.