En la antigua Roma, pagaba con la muerte quien orinara mientras portara una moneda del emperador.