En el centro de Londres, donde se encuentra el Big Ben y el parlamento, se encuentran varias cabinas telefónicas rojas de principios del siglo XX y que funcionan todavía. Son consideradas “monumentos de la ciudad”.