Un sádico goza con el dolor ajeno. Ese nombre viene del tétrico Marqués de Sade, quien disfrutaba haciendo sufrir a sus víctimas.