En la Edad Media, un nuevo caballero con armadura era tocado en el hombro con su espada y acto seguido juraba sobre la Biblia defender a los débiles, amparar a las mujeres y servirle a Dios.