San Antonio Abad fue el primer ermitaño del que se tiene registro. En la edad media, al referirse a él, los curas resumían su nombre a Santono, que derivó en Tono y con el tiempo fue Toño, como se le conoce a los Antonios.