Hace siglos, las mujeres usaban una tela larga que les cubría el frío y fueron los persas los que le llamaron shal, que en español derivó chal y en México se convirtió en rebozo.