Las zapatillas de la Cenicienta no eran de cristal, sino de pelo de ardilla. La confusión se debe a una mala traducción del idioma francés realizada en el cuento original.