En la antigua Persia, la muerte de un gran hombre se acreditaba haciendo que su caballo llorara junto con sus seres queridos. Esto se conseguía con un truco: Metiendo mostaza en la nariz del animal.