En términos editoriales en Estados Unidos, se considera que un libro fue bien corregido cuando tiene menos de siete faltas de ortografía.