A la pieza de metal que cuelga en el interior de las campanas y que las hace sonar se le llama “badajo”.