Aeroflot, la compañía aérea más grande de Rusia, todavía luce en sus aviones el símbolo de la hoz y el martillo, que representó a la ya desaparecida Unión Soviética.