Tener gran zozobra es experimentar inquietud, congoja. Esta palabra viene del fuerte sentimiento de desesperación al estar a bordo de un barco que se va a pique, o sea, que está zozobrando.