Para que un humano pueda hablar hace falta que interactúen 72 músculos de su cara y cuello.