La “tanorexia” es la necesidad exagerada que desarrollan algunas personas de estar siempre broncedas.