Cuando la sangre lleva oxígeno tiene un color rojo brillante, pero cuando no está oxigenada, tiene un color mucho más oscuro, con un tono púrpura.