Cierre usted los ojos y tóquese la punta de la nariz con el dedo índice. Es algo muy fácil gracias al sentido de la propiocepción. Sirve para hacer cosas sin necesidad de verlas.