La piel de un ser humano promedio pesa dos veces más que su cerebro. El cerebro pesa cerca de kilo y medio, y la piel desde el cuero cabelludo hasta los pies pesa un poco más de tres kilos.