Los pies de la mujer son el doble de delicados que los del hombre, pero son el triple de resistentes que los de él, debido a que ella realiza muchas más actividades.