La elasticidad de las niñas pequeñas es de 4 veces más que la de una mujer adulta y 2 veces cuando la niña ya es una mujer adolescente.