Hay más bacterias en la lengua y entre los dientes de las personas que seres humanos en el mundo, según la Sociedad Odontológica de Nueva York.