La mujer tiende a usar ambas partes del cerebro al mismo tiempo. Esto le permite hacer varias tareas a la vez. El hombre usa un solo lado, por eso se enfrasca en hacer una sola cosa.