Todos sufrimos leves “lagunas mentales” llamadas “letológicas”, que es cuando queremos decir una palabra que sabemos cuál es, pero que en ese momento no somos capaces de recordarla.